miércoles, 30 de mayo de 2012

Javier Torres: Humala repite la fórmula autoritaria de García contra conflictos

Ideeleradio.- El presidente de la República, Ollanta Humala, repite la fórmula autoritaria de su predecesor Alan García, en el sentido de que reprime con mano dura los conflictos sociales, incumple sus promesas, descalifica a las autoridades electas que canalizan los reclamos de la población y busca el diálogo después de que se hayan registrado muertos en las manifestaciones, indicó el analista Javier Torres.


“Yo creo que el Gobierno ha optado ya claramente por la mano dura y por repetir, en ese sentido, lo que fue la fórmula García para atender los conflictos y no resolverlos. Me parece que se repite, y se repite. Además, el problema es que es un Gobierno que prometió todo lo contrario, entonces, creo que ahí hay un cortocircuito, entre el Gobierno y quienes lo eligieron”, manifestó en el programa No Hay Derecho de Ideeleradio.


“El conflicto termina, por más que la estrategia parezca que sea distinta, igual al gobierno de Alan García, o sea y tienen que haber los muertos para que todo el mundo diga, hay que buscar el diálogo, hay que conversar. Yo lo decía ayer, este es un gobierno sin reflejos, ya estaba este conflicto, ya había un problema serio por lo de Majes Siguas que no fue resuelto, y los problemas no se resuelven”, agregó.

Gobierno no quiere pelearse con las mineras
Indicó que la presencia del presidente del Consejo de Ministros, Óscar Valdés, implica un reforzamiento de la línea autoritaria de la administración de Gana Perú, de resolver los conflictos sin diálogo y en un contexto que la oposición legislativa cierra filas con el Gobierno.



“El hecho de que Valdés sea primer ministro te demuestra cuál es la opción del Gobierno y el hecho de que la oposición en el Congreso esté cerrando filas con el Gobierno nos dice que la opción, la vía es que se refuerce esta política autoritaria que cada vez se va delineando mejor. ¿Puede cambiar Ollanta Humala? Ya cambió una vez, o sea podría cambiar, pero, sinceramente, yo veo un horizonte muy complicado”, apuntó.



“Hemos entrado en ese cauce [de ley y palo]; en el Perú siempre las cosas pueden virar hacia otro lado, pero en este momento la opción del Gobierno es una vía de resolver los conflictos sin el diálogo, en una lógica muy autoritaria, donde el diálogo es únicamente instrumental y donde el Gobierno de ninguna manera se va a pelear con las grandes empresas mineras; ese es su aliado principal”, señaló.



Destruir figura de autoridades es peligroso
Inicio

Advirtió, en otro momento, que el Gobierno comete un error peligroso al intentar destruir la figura del alcalde provincial de Espinar, Óscar Mollohuanca, como en su momento lo hizo con la del presidente regional de Cajamarca, Gregorio Santos.



“No solo se están caricaturizando [a las autoridades], yo creo que cuando se busca destruir la figura de Óscar Mollohuanca en este caso, como en otro momento, la de Gregorio Santos, tú estás destruyendo la figura de una autoridad democráticamente electa. Con cuántos votos ganó, eso no está en discusión porque fue el que ganó en unos comicios libres, eso es muy peligroso”, refirió.



Cuestionó, igualmente, que el Gobierno tenga una lógica cada vez más extraña en la administración del conflicto, en el sentido de que el Poder Ejecutivo solo dialoga con las autoridades electas y no con los dirigentes de los Frentes de Defensa que, dicen, no representan a nadie.



“El problema es que se demoran tanto para establecer los términos para el diálogo entre las autoridades electas regionales o locales con las nacionales en una serie de reuniones previas para pactar las condiciones, que lo que ocurre al final, es que los radicales lo que dicen es que ha habido condiciones previas donde ya el alcalde se ha puesto de acuerdo y está en contubernio con el Gobierno, y cuando se va a dar la reunión ya el alcalde y el presidente regional ha sido sobrepasado y está contra la pared. Eso es lo que le ha pasado a Óscar Mollohuanca, que, además, no es un improvisado, no es alguien que acaba de aparecer, ya ha sido alcalde entre los años 1999 – 2002”, aseveró.



Humala quiere tener rentas de la minería
Inicio

El integrante de la Asociación SER estimó que el presidente Ollanta Humala cambió su posición respecto a las promesas que enunció en la campaña electoral del 2011 porque él considera que no puede “pelearse” con las mineras, que son las que financian la inclusión social, entendida por el mandatario como lucha contra la pobreza.



“Yo creo que para Humala el único problema del país y que quiere enfrentar es lo que él llama la inclusión social y para él ‘inclusión social’ es la lucha contra la pobreza y punto. Y, entonces, para luchar contra la pobreza, efectivamente, lo que necesitas es renta, es una operación así sencilla; entonces, si necesito renta de donde viene de la minería, entonces no puedo pelearme de ninguna manera con el gran capital minero”, argumentó.



“El diagnóstico es muy elemental desde Palacio de Gobierno, entonces se cree que haciendo que los programas sociales funcionen mejor, y cobrándole un poquito más de plata a las mineras todo va a funcionar y hay un malestar que tiene que ver con que la gente está harta de cierto estilo que tiene, por un lado, el Estado y, también, el estilo de algunas empresas, un estilo donde se hace lo que la empresa considera que se tiene que hacer y punto. Y donde la empresa incluso quiere decidir qué se hace con el canon”, declaró.



Espinar sí quiere minería
Mencionó, finalmente, que Espinar es una zona que sí quiere actividad minera, pero que lo busca es renegociar algunos aspectos del Convenio Marco y abordar aquellas denuncias referidas al incumplimiento de algunos acuerdos. Recordó que fue el propio Ollanta Humala prometió que las comunidades recibirían los beneficios de las empresas mineras y que los acuerdo si se pueden revisar.



“Es tan evidente que el Convenio Marco se puede revisar, que hace cinco meses se instaló una mesa en el Cusco, con los dirigentes de Espinar y la empresa para empezar a revisar justamente el convenio. Lamentablemente, ahí creo que han habido dificultades para que el diálogo se dé, la empresa, que es una empresa que tiene ante la opinión pública una imagen bastante buena, no lo vamos a negar, cuando se le ha planteado que hay algunas observaciones a su trabajo que ha incumplido, ellos [la empresa] han dicho, todo está okey”, indicó.



“El tema es que la movilización de Espinar no es gratuita, no es que la gente se moviliza porque se volvió loca y ya no quiere que haya minería. Quienes conocemos las provincias altas, quienes conocemos Espinar sabemos que es una zona donde la minería es fundamental. [...] Yo creo que la gente quiere que haya minería, pero hay un reclamo en relación a estos aspectos, en materia laboral, porque la empresa se compromete a generar puestos de trabajo y no necesariamente los pueden generar”, concluyó.

No hay comentarios: